Hace ya un año que,  de forma casual, este video me encontraba. Dos mujeres Sirias graban la vida en la capital del autoproclamado Estado Islámico a riesgo de ser ejecutadas.

Personalmente, no encuentro palabras. El ostracismo de la mujer es tan absoluto que el miedo se transforma automáticamente en pánico, convirtiendo en heroínas a las que, día tras día, sufren sin levantar la voz aberraciones que hacen del infierno una mera anécdota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s