cuentos de hadas·Peter Pan·Prosa·Silencio

¡Todavía puedo volar!

Y un día dejé de creer y entonces dejé de volar. Y no había polvo de hadas, y entonces decidí abandonar. Y me fui al bosque y descubrí que todo puede esperar, que nada es para siempre, que el alma no es materia; qué es la esencia, qué es el fin.

Y un día con el alba, con el rocío y el mar, con la montaña y el fuego, con la tierra y la verdad. Con la manzana y la rueca, con las trenzas y una flauta, con los pájaros, la bruja y la madrastra, decidí regresar al paraíso de una historia interminable, al país de Nunca Jamás.

Y llegué. Llegué cansada. Y descubrí. Descubrí que todo seguía igual; los espejos, los castillos, los piratas, las sirenas y la magia. Y confundida entendí que nunca debía haberme ido, que nunca debería haber crecido, sí crecer significaba perder por el camino el beso de la durmiente.

Y solo entonces supe que la bondad reside dónde habita la ingenuidad, en la mirada de un niño , en la sonrisa de unos ojos que solo quieren soñar. Me proyecté en el éxito cuando aun podía volar. ¿Por qué perdemos el rumbo si el tic tac nunca deja de sonar?

Y por eso y tras varias lunas, volví a la realidad; despegué con mis ganas, con mi fuerza y mis alas de algodón. Acaricié a las nubes, besé a la tormenta y al sol.  Le hice el amor a la vida y, de nuevo, yo fui yo.

De Madrid, a Majadahonda, de Majadahonda a San Juan, de San Juan a las estrellas y de las estrellas al Monte del Pilar. Peter Pan perdió la memoria y ¿qué?;  yo he vuelto a volar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s