cuentos de hadas·Peter Pan·Prosa·Silencio

¡Todavía puedo volar!

Y un día dejé de creer y entonces dejé de volar. Y no había polvo de hadas, y entonces decidí abandonar. Y me fui al bosque y descubrí que todo puede esperar, que nada es para siempre, que el alma no es materia; qué es la esencia, qué es el fin. Y un día con el… Sigue leyendo ¡Todavía puedo volar!

Adolescentes·Aprendizaje·Cuento de princesas·cuentos de hadas·Cultura·Mamá·Mujer·Socialización·Violencia de género

A mí me gusta el rosa, ¿y qué?

Hombre y mujeres no somos iguales. Otra cosa diferente es que atendiendo a esta diversidad: socialmente no se nos reconozcan los mismos derechos que a los hombres, se nos cierren puertas, o se nos identifique con ciertos roles que nos alejan de otros que por cuestiones más históricas que conspiranoicas, nos llevan a ocupar sitios… Sigue leyendo A mí me gusta el rosa, ¿y qué?

Cuento de princesas·cuentos de hadas·Prosa

La Latina, bravas y … tirolinas

Y de nuevo vuelvo al punto de partida. Al rastro, el Manzanares y a una magnífica comida. Miro a través de la ventana. Madrid duerme y yo tranquila. Trabajo como cada noche, aunque por dentro me sienta distinta. Cuatro años, una hipoteca y una despedida. Atrás dejé una piscina, la cambié por lo que hoy… Sigue leyendo La Latina, bravas y … tirolinas

Cuento de princesas·cuentos de hadas

… falta un cuarto de hora … nada más …

Para ti ... Sol y sombra, noche y día. Amigo, compañero y amante. La felicidad con nombre de hombre y no con nombre de mujer. El amor crepuscular que no siempre llega de la mano del amor adolescente. El vino joven que alimenta el alma y rasca la garganta en un intento por despertar sentimientos… Sigue leyendo … falta un cuarto de hora … nada más …

Cuento de princesas

… y la que aprendía … era yo …

Recorrer Madrid caminando. No perder nunca la costumbre de comprar el periódico. Olvidarme las llaves dentro de casa. Reír hasta llorar o llorar hasta quedarme dormida. Desconectar el teléfono y detenerme un ratito en el qué está pasando. Sentir que la vida es maravillosa. Beber un vino en Casa Lucas o comer croquetas en Casa… Sigue leyendo … y la que aprendía … era yo …